e-mail:
ibeteta@prodigy.net.mx
Tel. 52 (55) 5540 2229 y
52 (55) 5520 5828
Ignacio Beteta V.
Vivienda y Crédito  
Hipotecario  
en México  
  Inicio   Artículos   Presentaciones   Estadísticas Hipotecarias   Contacto   English - in construction  
 

El gran desafío: poder atender un mercado de vivienda infinitamente grande pero de bajo poder adquisitivo.

Por Ignacio Beteta V.

Durante el sexenio 2001-06, la industria de la vivienda fue uno de los grandes aciertos del gobierno del Presidente Fox. Ahora, esta actividad enfrenta grandes desafíos y oportunidades. Para 2007, se prevé que:

• La vivienda media y residencial será atendida principalmente, por la banca comercial y algunas sofoles.

• La vivienda de interés social será financiada por los organismos de vivienda, principalmente, INFONAVIT y FOVISSTE.

• La atención a la población de menores ingresos que no reciben los beneficios de ningún organismo de vivienda, será el gran desafío para cumplir con uno de las principales metas del Presidente Felipe Calderón en materia de política de vivienda.

Antes de analizar los retos para atender este sector de la población, a continuación se presentan algunas cifras que permiten dimensionar este mercado de vivienda.

• Las cifras de la Población Económicamente activa Ocupada, reportan que sólo un 40% está incorporada al mercado laboral formal y que por lo tanto goza de prestaciones tanto de salud como otras de carácter económico. El resto, el 60% de esa población, no tiene acceso a prestaciones. Dentro de este grupo se encuentra el de la llamada economía informal o no estructurado, que representa el 27% del total, y el del grupo remanente, que comprende el 33% restante, y que perciben remuneraciones por honorarios, comisiones, resultado de actividades que realizan por su cuenta.

Se observa en la gráfica inferior, que de 2000 a 2005, periodo en que no aumentó el número de asalariados con prestaciones, crece la población ocupada en el sector informal. Asimismo, como resultado de la mayor actividad económica en 2005 y 2006, se eleva el grupo de asalariados con prestaciones, y disminuye la población informal y del sector remanente. Como corolario de este análisis, se concluye que en el largo plazo, la mejor política para mejorar el nivel de vida de la población, incluyendo la vivienda, consiste en un crecimiento constante de la economía que genere empleo formal con mejores remuneraciones.

Sin embargo, la apremiante situación social del país requiere que los segmentos o sectores de la población que no recibe beneficios de seguridad social, y que integran el 60% de la población económicamente activa, obliga a que se emprendan acciones gubernamentales para apoyarlos ya que gran parte de ellos perciben bajos ingresos. Con propósitos ilustrativos, dichos ingresos, de acuerdo con la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares se pueden clasificar en términos de salarios mínimos.

De la gráfica anterior se observa que:

• La mitad de los hogares, 12.9 millones reporta ingresos entre 0 y hasta 4 salarios mínimos.

• 2.6 millones, la décima parte del total, percibe ingresos entre 4 y 5 salarios mínimos.

• El resto, 10.1 millones de familias, tienen ingresos de más 5 salarios mínimos.

El INFONAVIT ha orientado su política a dotar de vivienda a la población con menores niveles de ingreso, para lo cual, se otorgan subsidios complementarios por parte del gobierno federal a través de FONHAPO. De manera semejante, la política de vivienda para favorecer a la población que no cuenta con los apoyos de organismos de vivienda, contará en 2007 con el apoyo de subsidios que serán canalizados a través de la SHF. Atender nicho de mercado de la vivienda, representa grandes retos y oportunidades para quienes deseen participar activamente.

La gran oportunidad la representa el contar un mercado potencial de más de 10 millones de familias que desean una vivienda nueva o renovar la que actualmente ocupan. Sin embargo, dado el bajo poder adquisitivo de este grupo de familias, los retos son desafiantes. Se requiere de la aplicación correcta de subsidios, de la producción de vivienda a bajo costo, de la dotación de tierra con servicios a costo razonable, del análisis de la capacidad de pago de los acreditados que por lo general no cuentan con comprobantes de ingreso, que por lo general no son constantes, de la administración de los créditos con costos de operación reducidos,

En conclusión: el éxito en poder ofrecerle vivienda a los segmentos de menores ingresos tendrá que ser el resultado de los esfuerzos y acciones conjuntas de los gobiernos federal y estatal, así como del sistema financiero y de los desarrolladores y empresarios de esta industria.

Comentarios y sugerencias: contacto

Artículo publicado por la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, CANADEVI, en el Suplemento Voz de la Vivienda de enero de 2007

 Sitios Relacionados
Inicio    |    Contacto     |     English

Copyright © 2005 Ignacio Beteta. Todos los derechos reservados.
Contacto: Ignacio Beteta V.
Telefonos: 52 (55) 5540 2229 y 52 (55) 5520 5828
e-mail: ibeteta@prodigy.net.mx