e-mail:
ibeteta@prodigy.net.mx
Tel. 52 (55) 5540 2229 y
52 (55) 5520 5828
Ignacio Beteta V.
Vivienda y Crédito  
Hipotecario  
en México  
  Inicio   Artículos   Presentaciones   Estadísticas Hipotecarias   Contacto   English - in construction  
 

¿Impactará la menor calificación de Fitch en los créditos hipotecarios?

Autor: Ignacio Beteta V.

Para responder a esta pregunta, lo más importante es entender qué es lo que califica Fitch Ratings. Ello se refiere al riesgo de incumplimiento de pago de la deuda soberana de un país. En el caso de México, se refiere a la probabilidad de no pago de la deuda emitida por el gobierno federal.

La calificadora Fitch Ratings redujo la calificación de la deuda soberana de México de BBB+ a BBB. No obstante esta percepción de mayor riesgo, México aún mantiene la categoría de "Grado de Inversión", lo que significa que las grandes tesorerías y fondos de inversión en el mundo pueden considerar la adquisición de papel de deuda mexicana como una alternativa de su portafolio, aunque solicitarán un mayor rendimiento o tasa de interés para compensar el riesgo de esta inversión. Cabe señalar que no obstante la menor calificación de la deuda mexicana, ésta tiene una calificación superior a la de Brasil, Perú y Colombia. En Latinoamérica, sólo Chile tiene una mejor calificación (A).

La razón de la menor calificación otorgada por Fitch Ratings a México se debe a que no se ha emprendido en este país una reforma fiscal adecuada que le permita al gobierno incrementar la captación fiscal en relación al PIB y reducir la dependencia en los ingresos petroleros, situación que aumenta el riesgo de no pago del gobierno federal con relación a su deuda.

Para analizar el probable impacto en la economía mexicana de la menor calificación otorgada por Fitch a la deuda soberana, se consideró que ello impactará al costo de la deuda del gobierno federal, de la banca de desarrollo y de las empresas privadas.

Para evaluar ese impacto, se llevaron a cabo pruebas estadísticas con la información disponible. El problema inicial, es que dicha información sólo permitía evaluar el impacto de una mejor calificación en las tasas de interés en los mercados financieros, resultado de la mejora calificación que ha venido registrando México a partir del año 2002 en que obtuvo el grado de inversión. No obstante que estadísticamente no se obtuvieron resultados significativos, se tienen las siguientes conclusiones con la ayuda, tanto de un marco teórico de análisis como de las gráficas que se presentan a continuación:

*El EMBI, Emerging Markets Bond Index, que es el principal indicador de riesgo país, es la diferencia de tasa de interés que pagan los bonos denominados en dólares, emitidos por países subdesarrollados, y los Bonos del Tesoro de Estados Unidos, que se consideran "libres" de riesgo. Este diferencial (también denominado spread o swap) se expresa en puntos básicos (pb). Una medida de 100 pb significa que el gobierno en cuestión estaría pagando un punto porcentual (1%) por encima del rendimiento de los bonos libres de riesgo, los Treasury Bills. Los bonos más riesgosos pagan un interés más alto, por lo tanto el spread de estos bonos respecto a los bonos del Tesoro de Estados Unidos es mayor. Esto implica que el mayor rendimiento que tiene un bono riesgoso es la compensación por existir una probabilidad de incumplimiento.

El riesgo país es un indicador sobre las posibilidades de un país emergente de no cumplir en los términos acordados con el pago de su deuda externa, ya sea al capital o sus intereses; cuanto más crece el nivel del "Riesgo País" de una nación determinada, mayor es la probabilidad de que la misma ingrese en moratoria de pagos o "default".

Riesgo Soberano. Es aquel que poseen los acreedores de títulos de estatales, e indica la probabilidad de que una entidad soberana no cumpla con sus pagos de deuda por razones económicas y financieras.


• El efecto de la calificación de riesgo país, sin duda es un indicador que debe preocuparnos porque una señal negativa o menor calificación se traduce en encarecimiento de crédito y menor ingreso de capitales al país, tanto de corto plazo (mercado de dinero y bolsa de valores), como de largo plazo (proyectos de inversión).
• El impacto de una variación en la calificación del riesgo país en las tasas de interés de la economía no puede ser aislada fácilmente ya que existen otros factores que también influyen en ellas, tales como:
• El ritmo de inflación
• El nivel de las tasas de interés en EUA
• El nivel de riesgo representado por el índice de EMBI que está ligado a la emisión de deuda de corto plazo.
• El equilibrio entre la oferta de fondos prestables y la demanda por crédito.
• Las tasas de interés de corto plazo son más volátiles (presentan más altibajos) que las de largo plazo y, por lo tanto, están sujetas a una mayor variación ante los cambios en una calificación de riesgo país o a otros factores tales como la percepción de crecimiento de la economía, que si ello favorece la rentabilidad futura de las empresas que cotizan en bolsa, ello acelerará el ingreso de flujos de capital, reduciendo las tasas de interés, fortaleciendo el tipo de cambio e impulsando el índice de la bolsa de valores.
• Las tasas de interés de largo plazo son más estables, aunque presentan niveles más elevados que las tasas de interés de corto plazo. Como ejemplo de ello se tiene que en México, las tasas de interés en pesos de los valores gubernamentales a un año se ubican cerca del 5.5%, y las correspondientes a de 20 años se ubican alrededor de 8.5%.
• El costo del crédito para las empresas depende, no sólo del costo de los fondos que puedan tener como referencia la calificación de riesgo país, sino también del costo del margen de intermediación financiero.

En conclusión, se debe tomar en cuenta la percepción que las calificadoras tengan al emitir su calificación del riesgo país. En el caso de México, se debe enfatizar en la reforma tributaria y en las que aún permanecen pendientes que inclusive han sido mencionadas por el Presidente Calderón: energética, laboral, educativa y el fortalecimiento del estado de derecho entre otras. Asimismo, debe procurarse la disminución en el margen de la intermediación financiera a través de la competencia de los intermediarios y de la adopción de prácticas de menores costos como son la implementación de sistemas más eficientes y amigables así como con la adopción de las mejores prácticas de crédito y administrativas.

Comentarios y sugerencias: ibeteta@prodigy.net.mx

Artículo publicado por la CANADEVI en su REVISTA VIVIENDA MEXICANA del mes de enero de 2010.

 Sitios Relacionados
Inicio    |    Contacto     |     English

Copyright © 2005 Ignacio Beteta. Todos los derechos reservados.
Contacto: Ignacio Beteta V.
Telefonos: 52 (55) 5540 2229 y 52 (55) 5520 5828
e-mail: ibeteta@prodigy.net.mx