e-mail:
ibeteta@prodigy.net.mx
Tel. 52 (55) 5540 2229 y
52 (55) 5520 5828
Ignacio Beteta V.
Vivienda y Crédito  
Hipotecario  
en México  
  Inicio   Artículos   Presentaciones   Estadísticas Hipotecarias   Contacto   English - in construction  
 

LA TRAGEDIA GRIEGA EN TRES ACTOS

Autor: Ignacio Beteta V.


El mundo financiero sufrió el 27 de abril 2010 un gran descalabro con la degradación de calificación de la deuda pública griega por parte de la calificadora Standard & Poor's al clasificarla como "junk bonds" dado el riesgo de incumplimiento de pago. El anuncio de un primer rescate financiero fue anunciado el 2 de mayo por parte del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 45 mil millones de euros y $60 mil millones de dólares, respectivamente, pero fue considerado insuficiente por los mercados financieros. Fue hasta 10 de mayo que se anunció un refuerzo multimillonario de 750 mil millones de Euros ($950 mil millones de dólares) por parte de los gobiernos más sólidos de la zona euro, del BCE y del FMI, no sólo para la economía griega, sino para defender a toda la zona del Euro. Aunque esta acción tranquilizó a los mercados temporalmente, nuevamente, el 14 de mayo surgieron dudas de la efectividad del rescate y, consecuentemente, la volatilidad hizo presa a los mercados financieros, principalmente en Europa. El mes de mayo de 2010, será, sin duda, un mes negro en el mundo de los mercados globales que será recordado históricamente.

PRIMER ACTO: EL ORIGEN. Grecia, Portugal y España son las economías clasificadas como las más grandes que entran a la zona del Euro al adoptar esta moneda como la de curso legal y comprometerse a guardar una política financiera sana. El Euro, como moneda, les proporcionó a estos países la ventaja de poder eliminar el riesgo cambiario, controlar la inflación y disminuir sus tasas de interés. Estas ventajas se tradujeron en una importante expansión de sus economías y en un incremento en el ingreso per cápita de su población. Cabe señalar que el crecimiento de este indicador correspondiente a la economía griega fue de 35%, el mayor en el periodo de 2005 a 2009 dentro del grupo de las economías más grandes del EURO.

Sin embargo, era necesario que los países recientemente adheridos al club del EURO, mantuvieran sus políticas alineadas a las de las economías más fuertes como Alemania, Francia e Italia, de acuerdo con el tratado de Maastricht firmado en 1992. Desafortunadamente, la recesión mundial de 2008 se tradujo en un elemento que desestabilizó las finanzas públicas de todos los países del mundo que se reflejó de manera inmediata en un mayor déficit fiscal. Al recaudarse menores impuestos, dada la menor actividad económica, y al emprenderse políticas contra cíclicas para estimular las economías, se abrió la brecha entre el gasto público y los ingresos de este sector.

El caso de Grecia es aún más significativo, dado que antes de la crisis, no sólo presentaba oficialmente el mayor déficit fiscal de este grupo de países, sino que además mintió al esconder el tamaño de ese desequilibrio. Adicionalmente, creció el nivel de deuda pública respecto de su PIB, para llegar a superar el 115%, cifra que se compara desfavorablemente con la de Alemania y Francia que asciende a cerca del 75%. El modelo de crecimiento de Grecia fue poco sólido y se apoyó principalmente en deuda externa ante el bajo nivel de ahorro interno, los salarios se elevaron por encima del incremento en la productividad, el gasto publico se elevó como resultado de incrementos salariales a la burocracia y a pensionados y se llevaron a cabo gastos por encima de lo prudente, entre ellos la organización de los Juegos Olímpicos en 2004.

SEGUNDO ACTO: EL MEDICAMENTO.
La receta para remediar el caso de insolvencia de un deudor no es nada nuevo: "Te presto para que sigas cumpliendo con tus compromisos financieros y no pongas en jaque a tus acreedores, a cambio de llevar ajustes en tu economía mediante un plan de austeridad encaminado a reducir el déficit fiscal."
Implantar un plan de austeridad es muy complejo políticamente ya que la población es renuente a disminuir su nivel de vida. Una economía que tiene su propia moneda, ajusta su economía a través de una devaluación y mayores impuestos, medidas que elevan el nivel de precios y, consecuentemente, disminuyen el poder de consumo de los salarios. En contraste, en el caso de Grecia, al tener el Euro como moneda, no puede devaluarla frente al resto de los países del Euro ni puede imprimir billetes para cubrir su déficit fiscal. Consecuentemente, el ajuste financiero se tiene que hacer a través de la disminución de los salarios nominales, del gasto público e incremento de impuestos, todas estas, medidas altamente impopulares. De esta forma, el IVA se incrementó en algunos productos hasta el 23% y los salarios del sector público disminuyeron en 8%, además de cancelarse programas sociales como el apoyo a pensionados, entre otros. De esta forma se tiene proyectado que el déficit fiscal se reduzca del 13.6% en 2009 al 2.7% en 2014.

TERCER ACTO: EL CONTAGIO GLOBAL
Uno de los grandes cuestionamientos es el contagio hacia los mercados financieros globales. Una de las razones en el caso aquí analizado se encuentra en el alerta de que otras economías, como Portugal y España, pudieran significar un riesgo de no pago de su deuda ya que ésta significa una exposición para los países que la hayan adquirido de $240 y $832 mil millones de dólares, respectivamente, cantidades adicionales a los $193 mil millones de dólares del gobierno helénico. Otro de las explicaciones del contagio mundial consiste en que el capital de entidades financieras (bancos, compañías de seguros) fondos de inversión y de pensionados, entre otros, que hayan invertido en instrumentos de deuda de estos países pueden ver su solidez financiera fuertemente afectada ya que el valor de sus inversiones pueden llegar a representar una parte importante de su capital. Por otra parte, en un mundo global, existen mecanismos de transmisión que propagan el riesgo a los mercados financieros en todo el mundo, resultado de que los grandes fondos de inversión, poseen, directa o indirectamente, parte de los bonos de la economía de estos países, ya sea por haberlos adquirido directamente o en instrumentos que previamente los habían incorporado como parte de sus activos..
El clima de riesgo que ha afectado a los mercados mundiales se ha manifestado en los siguientes hechos.
• Cuestionamiento sobre el costo del rescate y de quién y cómo se cubrirá dicha pérdida.
• Ventajas y desventajas de una unión monetaria vs. economías con moneda propia.
• Necesidad de anticipar programas de ajuste en aquellas economías donde se presentan indicadores fuera de los límites convencionales, como es el caso de España y Portugal. Reflejo de ello, las medidas de austeridad que fueron decretadas en España el 12 de mayo de 2010.
• Mercados financieros que se caracterizan por su constante volatilidad, característica con al que se deberá aprender a vivir.
• Debilitamiento del Euro ante el dólar, la moneda de refugio preferida en el mundo en momentos de incertidumbre, lo que tiene implicaciones diversas para todos los países que conforman al Euro y para aquellos ligados al dólar. Esto significa que las economías del mundo están sujetas a la interrelación del riesgo y de la volatilidad financiera mundial. En el caso de México, esto se traduce en un fortalecimiento del peso ante el Euro, pero en un escenario de volatilidad ante el dólar derivado de una percepción de mayor riesgo en los mercados financieros del mundo.
• Flujos de capital cada vez más cautelosos para seleccionar sus instrumentos de inversión, lo que obliga a una economía como la mexicana a mantener su déficit fiscal reducido y un nivel de reservas internacionales elevado para reducir el nivel de riesgo para los inversionistas internacionales y, así, poder atraer capitales, sobretodo de largo plazo.
• Aprendizaje de la experiencia de esta crisis y de la hipotecaria vivida en 2008 en los EUA y Europa, deja claro que "empujar" los créditos para estimular el crecimiento no es una medida sana si se hace por encima de la capacidad de pago de los deudores. Por esta razón, en el caso de México, deberá hacerse un análisis profundo del origen de la cartera hipotecaria vencida vigente y de cómo mantener ese equilibrio entre el dinamismo de la i ndustria de la vivienda y un sector hipotecario sano.
• Tranquilidad relativa en los mercados financieros en México ya que el tipo de cambio ha vuelto a su nivel por debajo de los 13 pesos por dólar lo que favorecerá el control de la inflación y las bajas tasas de interés actuales, tanto de corto como de largo plazo, las cuales son fundamentales para el otorgamiento de crédito hipotecario.

De la Tragedia Griega se desprenden dos grandes reflexiones finales.
• La primera, Grecia será sin duda un caso al cual se le tendrá que dar seguimiento puntal del costo de un programa de ajuste, donde la recuperación de esa economía tendrá en su contra no poder adoptar medidas tradicionales como devaluar su moneda para estimular su sector exportador, pero contará con una moneda sólida y bajas tasas de interés para estimular la inversión sin riesgo de pérdida cambiaria.
• La segunda, el cuestionamiento hacia el mundo financiero acerca de si estas heridas en el sistema de pagos mundial serán recordadas en épocas de crecimiento y euforia crediticia, o si se volverán a cometer grandes errores.

Por lo pronto, adaptémonos a vivir en un mundo financiero volátil.

NOTA: Grecia se localiza en el Mediterráneo Europeo; cuenta con una población de 10.7 millones y una economía aproximadamente de la tercera parte de la mexicana, pero con un PIB per cápita de $32,000 dólares, 2.7 mayor al de México.

Comentarios y sugerencias: ibeteta@prodigy.net.mx www.ibeteta.com

Artículo publicado por la CANADEVI en su REVISTA VIVIENDA MEXICANA del mes de mayo de 2010.

 Sitios Relacionados
Inicio    |    Contacto     |     English

Copyright © 2005 Ignacio Beteta. Todos los derechos reservados.
Contacto: Ignacio Beteta V.
Telefonos: 52 (55) 5540 2229 y 52 (55) 5520 5828
e-mail: ibeteta@prodigy.net.mx